El Rodrigazo y la continuidad del desencanto (Proyecto)

Tema:

La década del 70 aparece como un punto de inflexión en la vida política del país.

Esta etapa caracterizada por la proscripción del peronismo, la movilización en apoyo de la política de Frondizi y la posterior desilusión, junto con la persistencia del peronismo en la clase trabajadora, la entrada de las multinacionales, originó un clima de efervescencia. Esto desembocó en nuevas interpretaciones que conectaban nociones centrales como nacionalismo, imperialismo y socialismo, poniendo en cuestión al sujeto posible de cambio social. Circularon categorías dinámicas como ¨pueblo¨, ¨juventud¨, ¨clase obrera¨, originándose el ascenso del movimiento popular, atrayendo a sectores con poca vinculación con este clima: la clase media.

En este trabajo se plantea como a partir del Rodrigazo, nuevamente se origina el desencanto de la juventud que veía el fracaso de un gobierno democrático popular. Esta situación, ¿será el comienzo de la desconfianza y la apatía manifiesta hoy en las instituciones por muchos de nuestros jóvenes?, se podrá inferir que ese desencanto ha llevado a ¿preferir vivir ocupando espacios comunitarios peligrosamente en el límite del descreimiento abúlico, que participar activamente del compromiso democrático en paz, ya que hasta se desconfía de ella?. En síntesis, el Rodrigazo, ¿estimuló el desencanto en los jóvenes que vieron claramente el dilema en el peronismo: revolución o reformismo?, ¿cómo recuperar lo valioso de la participación del ciudadano frente al desencanto social decadente?

Breve estado de la cuestión:

El ciclo del desencanto en la Argentina del siglo XX, encontró en el Rodrigazo, un punto culminante de la decadencia cívica y sigue siendo un punto oscuro para los historiadores, ya que su estudio puede explicar la tristeza y el desánimo cívico no sólo para la generación que la padeció. La experiencia vivida en la Argentina a partir de 1975, se manifiesta como un quiebre de la tendencia al progreso.

El proyecto propone el desarrollo de un trabajo basado en el análisis de informaciones y situaciones políticas, económicas, sociales y culturales, con la finalidad de aprender a cuidar la res-pública, es decir, la cosa pública. Integrando a todos, originando un proceso en el mejoramiento de la convivencia y en el compromiso democrático. No busca proporcionar respuestas absolutas, ni rígidas.

Sobre el proceso histórico desarrollado en la década del 70 y sobre el tema varios autores han señalado, por ejemplo Rapoport [1] que el regreso de Perón tras el exilio de 17 años, el 17 de noviembre de 1972, desarmó los proyectos de Lanusse. Durante casi un mes de estadía del viejo líder, concretó tres hechos, sostiene el autor. Primero, sentó las bases de una convivencia partidaria, reuniendo a representantes de todas las agrupaciones políticas. En segundo lugar, logrando una unánime adhesión a la democratización y en tercer lugar, un apoyo a políticas populares y nacionales. La formación del FREJULI, constituido por el peronismo, el desarrollismo de Frondizi, la democracia Cristiana, el conservadorismo Popular, desprendimiento del Socialismo y del Radicalismo y algunos partidos provinciales, llevó a Presidente a Héctor Cámpora y como vicepresidente a Vicente Solano Lima, del Partido Conservador.

La selección y manejo de la información es abarcativa y enunciativa de los conflictos suscitados en este período de la vuelta del Peronismo: Cámpora, Perón, Isabel Perón. En especial, señala los orientados al repliegue del escenario de las FFAA, sin la cohesión suficiente como para interrumpir el proceso electoral y a la espera de los acontecimientos. Los sectores revolucionarios, sostiene el autor, fundamentales protagonistas de la campaña electoral, intentaron derimir su controversia con la desplazada burocracia sindical mediante violentos enfrentamientos. El regreso definitivo de Perón, marcó la tendencia hacia una gestión de los asuntos públicos, encuadrando todo conflicto dentro de los carriles institucionales. En especial, después de la masacre de Ezeiza, enfrentamiento entre los sectores revolucionarios del peronismo y los más ortodoxos, vinculados a la extrema derecha nucleada en torno a López Rega, secretario personal de Perón, expresa el autor.

Es muy exhaustiva la información de los hechos del período elegido, ya que continúa profundizando el proyecto de Perón desde el fortalecimiento del Estado frente a los actores sociales y económicos, incluyendo las FFAA. Para ello proponía una democracia integrada que encauzara los conflictos sociales, controlara las relaciones entre trabajadores y capitalistas, garantizando la estabilidad política del régimen. Lo destacado del autor, es que planteó los tropiezos del propio Perón, sus enfrentamientos con los distintos actores sociales. Es expresión del autor, que los empresarios argumentaron, descenso en la tasas de ganancias y cuestionaron el Pacto Social, firmado en junio de 1973, ya que las mejoras salariales desbordaron dicho Pacto. Buscaron la flexibilización de los precios, esta situación llevó a las prácticas especulativas, eludiendo controles de precios, etc. Señala también, el autor, que el enfrentamiento entre el presidente y la izquierda de su movimiento, el 1 de mayo de 1974, en un acto celebrado en la Plaza de Mayo. La muerte de Perón se produjo en un momento crítico para su proyecto político. En junio de 1975, es designado Celestino Rodrigo, vinculado a López Rega, al frente del Ministerio de Economía. Sus medidas económicas, sostiene el autor, que provocaron un fuerte impacto inflacionario, el tope impuesto a los aumentos salariales, abrieron el camino a una lucha por el poder, al reajuste de los precios.

El gobierno dispuso la paralización de las negociaciones entre sindicatos y empresarios, que desató una movilización masiva contra el nuevo ministro que desbordó a la dirigencia sindical, expresa el autor.

La descripción del autor, del cuadro referente a las Reservas Internacionales del BCRA[2], indican que el plan económico del nuevo gobierno peronista pasó por dos etapas. La primera de ellas tuvo como punto de partida la firma del Pacto Social y se extendió hasta 1974. Las cifras indican que se triplicaron, de 529 millones a 1412,4 millones de dólares como Reserva interna del Banco Central República Argentina.[3] Los primeros éxitos del plan económico quedaron evidenciados en la contención del proceso inflacionario, aumentando sólo el 17% durante el primer año del Pacto Social, cuando en 1972 lo había hecho en un 61%.

En la segunda etapa que concluyó en 1976, sufriendo marchas y contramarchas, con la llegada de la dictadura, expresa el autor, que el Estado, también, contribuyó con la expansión de gastos. Esto se visualiza claramente, en el cuadro del sector Público (déficit fiscal en porcentajes del PBI), en donde el gasto público aumentó de manera exagerada, sobre todo en gastos corrientes.[4] Lo que ocurrió, según el autor, las subas de salarios también alcanzaron a los trabajadores del Estado, y éste, incrementaba a su personal para contribuir a la reducción del desempleo. Por otra parte, la preservación del Acuerdo Social imponía el apoyo a los sectores de empresarios con desembolsos de subsidios.

Rapoport, asume el desafío de explicar el reinicio del desencanto, a través de la muestra de un quiebre histórico. Y lo fundamenta en la existencia de una política económica monetaria del gobierno peronista, tan laxa, que no podía impulsar la expansión de la producción. Más bien, era una política económica centrada en la reactivación coyuntural, que carecía de un proyecto que impulsara un modelo sustentable de crecimiento. Desde 1973, la política económica aplicada alentó el crecimiento del gasto público corriente, pero, no de la inversión gubernamental.

Pero, no ahonda en los motivos por los cuáles no existió una decisión política de crecimiento real en la producción del país. El nuevo Ministro Celestino Rodrigo, mediante una política repentina trató de sincerar las variables macroeconómicas, con una devaluación del 100% para el tipo de cambio comercial y del 100% para el financiero. Simultáneamente se intentó reducir el déficit fiscal con un reajuste tarifario, que alcanzó al 181% en el caso de la nafta. El precio de los transportes se incrementó en un 75%.[5] Frente a esta realidad, el autor, hace un análisis más minucioso, sosteniendo que el gobierno reacciona combatiendo la inflación, pero no se propuso avanzar sobre una transformación de las estructuras productivas. Se atacó a la inflación como un fenómeno puramente monetario y fiscal, como si fuera un hecho autónomo. Sin vinculaciones con otros aspectos de la economía. Si bien, el autor, mediante cuadros referentes al gasto público social, explica que a pesar de la crisis, en el gobierno peronista existió una orientación en las políticas sociales, a diferencia de otros gobiernos en las que se verificó un estancamiento.

Sin embargo, no abunda el autor, en las consecuencias sociales, ni en la progresiva pérdida cívica, que originó el llamado Rodrigazo en una buena parte de la población argentina. Es entendible porque hace un análisis macroeconómico. Es éste uno de los huecos que expresa el desencanto de lo que ocurrió en la historia en esa etapa del Rodrigazo.

Otro autor consultado en este trabajo, Guido Di Tella, frente a la muerte de Perón, sostiene que, existió una disminución de la capacidad política no sólo del P.E., sino también de la Alianza política. Se designó Ministro de Economía a Alfredo Gómez Morales. Los grupos empresariales propusieron en la necesidad de una política de precios más flexibles, y el de los políticos, que proponían un enfriamiento de la economía. En esto existe coincidencia con lo expuesto por Rapoport, ya que hubo un enfoque basado en los precios y uno basado en los ingresos y que fueron presentados como si fueran políticas alternativas, en vez de complementarias.

Si bien el propósito de Guido Di Tella, es el análisis de los sucesos económicos del período 1973-76, se vio obligado a consagrar dos de los primeros capítulos al examen de los episodios políticos y sociales. Esto se explica porque el autor considera que gran parte de lo ocurrido en el plano económico, sólo puede ser comprendido dentro de un punto de vista más amplio.

Se observa, que los datos relativos a este período no son muy satisfactorios.

Algunos problemas derivan del empleo de muestras estadísticas viejas. Si bien el costo de vida se basa en una muestra de 1970, el índice de precios mayorista, se funda en una muestra de 1953, expresa el autor.[6] Lo expresado representa un problema estadístico que carece de una solución única y adecuado. La División de Investigaciones del Banco Central ha publicado alguna serie nueva que mejora la metodología de las cuentas nacionales desde 1960, y particularmente de 1970, expresa el autor.

Alguna de las series correspondientes al Comercio Exterior se cuentan entre las más débiles, hasta el punto de haber interferido en 1974 en las negociaciones con el FMI.[7] El autor, procura analizar la evolución política de la coalición gubernamental (FREJULI), desde mayo de 1973 a marzo de 1976. Los caóticos episodios de esos años y los lamentables sucesos finales fueron consecuencia de las contradicciones inherentes de una coalición populista incapaz de manejar un país mucho más complejo. Agravándose por la decadencia física del propio Perón y por la absoluta incapacidad de su sucesora, Isabel Perón.

El autor, propone un análisis que va a seguir generando motivo de estudio, dado que sostiene que la explosión de los precios y la consiguiente explosión de alto nivel de 1975, no se explica sólo por razones económicas. Pero, que las oscilaciones hacia la izquierda y la derecha, generaron vacilaciones o vacíos, pero, lo que originó la rebelión del partido fue la oscilación hacia la derecha de la presidenta, provocando el clima caótico de la última etapa del régimen peronista.

Este vaivén en la toma de decisiones, es otra zona de estudio, qué factores influyeron?, qué grupos de poder se robustecieron?, etc. Esta cuestión no se observa una explicitación más profunda del autor del giro político hacia la derecha y del agotamiento de la propuesta.

Pone a luz, la controversia si los gobiernos populares han realizado o no más o menos inversiones tanto públicas como privadas, que los gobiernos no populares.

El autor, clarifica en su trabajo que el total de la inversión, en especial, la pública en el gobierno superó a cualquier período anterior. El autor, no especifica en cuadros y datos estadísticos por regiones o áreas más precisas lo sostenido.

Otro autor consultado [8], coincide con los otros autores mencionados que Perón insistía en la unidad nacional con un ánimo pacificador, muy bien recibidos por una sociedad harta de conflictos. Más dispuesto al diálogo con otros partidos, más consistentes en su defensa a la democracia.

Fuentes y metodología:

Se utilizarán fuentes directas o primarias, ejemplo el Archivo General de la Nación. También, se trabajarán fuentes indirectas o secundarias, tales como, publicaciones estadísticas, libros, artículos de revistas, recortes de periódicos. Estos materiales se encuentran generalmente en bibliotecas, hemerotecas, archivos, departamentos de información y estadística de diversas dependencias oficiales o privadas, así como en publicaciones de organismos de fomento, bancos, cámaras industriales o comerciales, instituciones de investigación económica , públicas y particulares.

En cuanto a la investigación de campo, se emplearán cuestionarios, encuesta y entrevistas programadas. Los métodos de recopilación serán: bibliográfico, hemerográfico, audiovisual,

Resultados esperados: Con este trabajo se espera enriquecer la temática con una exploración orientada hacia ¨el comportamiento social¨ de la clase media, en especial, el de la juventud. Esta cuestión enmarcada en el contexto político y el de la implementación de las medidas económicas del llamado Rodrigazo, que fue el detonante de ese desencanto social.

Conclusión: se aspira con este trabajo de exploración acerca del desencanto acentuado con el Rodrigazo, encontrar algunas claves de trabajo cívico, democrático, con el objeto de afianzar cada vez más en todos y en especial en los jóvenes, una formación ciudadana más comprometida con la política.

Jorge Alberto Herrera

educador contemporáneo


[1]

Rapoport, Mario. Historia económica, política y social de la Argentina. (1880-2000). Buenos Aires, Macchi, 2000

[2]

Banco Central República Argentina

[3]

Cuadro Reservas internacionales del BCRA, página 694 en Ob.cit.

[4]

Cuadro déficit fiscal en porcentaje del PBI, página 695 en Ob.cit.

[5]

Ob.cit. página 700

[6]

Expresado por Di Tella, Guido. Perón-Perón, 1973-1976, Buenos Aires, Hyspamérica, 1985. Página 20

[7]

Expresado por Di Tella, página 21

[8]



Gerchunoff, Pablo y Llach, Lucas, El ciclo de la ilusión y el desencanto.

1 Comentario to “El Rodrigazo y la continuidad del desencanto (Proyecto)”

  1. By Joseph, 17 septiembre 2009 @ 3:55

    Thank you for blogging, please write more!

RSS feed para los comentarios. TrackBack URI

Deje su comentario